Berenjenas rellenas de carne

berenjenas-de-carne-00

Las amargas y saborías berenjenas se camuflan en un plato riquísimo. Le encantará a aquellos a los que no les guste esta verdura. Mi marido da fe de ello.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 berenjena grande
  • 150 g de carne picada (ternera, cerdo o mixta)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 ajo
  • Pimienta y sal
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • Un vaso de leche desnatada
  • Mozzarella rallada

berenjenas-de-carne-01

Preparación:

Con un pelador, pela la berenjena y córtala por la mitad a lo largo. Vacía el centro con ayuda de un cuchillo o vaciador de fruta, cuidando que dejes un borde no demasiado grueso pero sí que mantenga la barquita estable. El centro que le has quitado pícalo en trocitos de 1/2-1 cm. Mete ambas mitades y el resto en un recipiente grande con agua y sal durante al menos 30 minutos.

Enciende el horno a 180 grados por arriba y por abajo. Embadurna de aceite de oliva virgen extra las dos mitades vacías de berenjenas y en una fuente apta para horno ponlas en la bandeja a media altura.

En una sartén rehoga a fuego lento el ajo y la cebolla picados en trocitos pequeños, y cuando estén pochados, añade la berenjena picada. Remueve de vez en cuando con una paleta durante unos 8 minutos. Añade la carne picada y sube a fuego medio. Una vez esté la carne sellada y dorada, rocíala con vino blanco y añade sal y pimienta al gusto. Pruébala para cerciorarte de que está cocinada y a tu gusto, si no, rectifica. Retira para que se enfríe un poco.

Para la bechamel, en una sartén limpia agrega la mantequilla hasta que se derrita sin dejar que se queme, a fuego bajo-medio. Añade la harina y mueve para que se mezcle y cocine, le tomará un par de minutos. Ve añadiendo la leche poco a poco y sin parar de remover hasta que se forme una mezcla blanca homogénea. Salpimenta y retira.

Saca las mitades del horno y con una cuchara rellénalas con la carne, apretando el relleno en el hueco. Cubre con la bechamel y luego con una capa de mozzarella y vuelve la fuente al horno.

Las berenjenas estarán listas para servir cuando el queso se haya fundido y tome algo de color.  Incluso al día siguiente calentadas al microondas están riquísimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *